Todo el día tienes sueño.

Pero llega la noche y se va como por arte de magia.

Las manecillas del reloj avanzan dramáticamente y a medida que lo hacen sientes que se esfuma otra valiosa oportunidad para obtener ese descanso que tanto necesitas...y mereces.

Te preparas mentalmente para otro día de cansancio, de bostezos interminables, de falta de concentración y de mal humor.

Sientes que estás dentro de un círculo vicioso del cual parece no haber escapatoria.

Pero sí la hay.


Esta situación la experimentan miles de personas hoy en día. Y se ha intensificado por la pandemia del COVID 19 y las implicaciones que ha tenido en la vida diaria.

Es un problema de salud que no debes desatender, porque se podría convertir en una bola de nieve que acabe por sepultar tus aspiraciones de tener una vida plena, saludable, satisfactoria y productiva.

Por eso, en este artículo te comparto las claves para romper con el círculo vicioso de la mala calidad de sueño y encaminarte hacia una salud perfecta.

Dormir no es perder el tiempo

En su libro, “La revolución del sueño”, Arianna Huffington narra el momento en el que tomó conciencia de los estragos que la falta de sueño estaban produciendo en su vida. Cuenta cómo un día, después de mucho tiempo sin poder dormir bien a causa de las largas jornadas de trabajo, se encontró tumbada sobre su escritorio, bañada en sangre. Se había quedado dormida sin darse cuenta, golpeándose la cabeza contra el escritorio.

A partir de ahí,decidió cambiar su vida dándole al descanso la importancia que realmente tiene.

Y es que, contrariamente a  lo que la cultura nos ha hecho creer, dormir no es perder el tiempo, no es dejar de producir. Dormir bien es la inversión más inteligente que puedes hacer para mejorar tu productividad, tener una mejor salud y unas relaciones más satisfactorias.

Durante el sueño, las células de tu cuerpo se reparan, tu organismo se desintoxica y es cuando recuperas la energía necesaria para enfrentarte a un nuevo día.

Según los expertos, durante el sueño se suceden varias etapas:

  • Adormecimiento
  • Sueño ligero
  • Sueño profundo
  • Sueño activo

De estas 4 etapas, la etapa de sueño profundo es especialmente importante porque es cuando se libera la hormona del crecimiento, que, entre sus funciones principales se encuentra la de estimular el Sistema Inmune.

Tranquilizar el Sistema Nervioso

Para dormir bien, es necesario que tranquilices tu Sistema Nervioso.

Tu Sistema Nervioso Autónomo es quien dirige las funciones más importantes de tu cuerpo, entre ellas los ciclos de sueño.

Existen algunas medidas muy efectivas que puedes comenzar a implementar hoy mismo para tranquilizar tu Sistema Nervioso y crear las condiciones óptimas para un sueño placentero y reparador.

Desconéctate

Algo que caracteriza a los tiempos que vivimos es que las personas sentimos la necesidad de permanecer todo el tiempo “conectados”. Conectados a nuestros celulares, a nuestras computadoras, a nuestras redes sociales, a nuestros grupos, etc. 

La realidad es que esta “conexión” genera una desconexión con nosotros mismos y con aquello que nos produce bienestar. 

Una de estas cosas es el sueño.

Así que este punto se refiere a que te desconectes de tus dispositivos pero también que te desconectes de los problemas y situaciones de la vida diaria.

Concretamente: desconecta el wi fi antes de irte a la cama. Aleja lo más posible tu celular y date la oportunidad de experimentar una completa desconexión de todo aquello que no sea tu descanso.

La importancia de la luz

La luz juega un papel muy importante en tu ciclo de sueño y vigilia. 

La luz bloquea la producción de melatonina, la hormona del sueño. Por eso es tan importante que evites cualquier tipo de iluminación a la hora de dormir.

Por supuesto, esto incluye la iluminación de la pantalla de tu celular o de los relojes digitales.

Unas cortinas “blackout” te serán de gran ayuda para mantener tu habitación en completa oscuridad y facilitar la producción de la melatonina.

Por otra parte, la luz del sol durante el día ayuda a regular tus ciclos de sueño y vigilia, así que un baño de sol en las primeras horas de la mañana te ayudará a ajustar tu reloj biológico para que cuando llegue la noche puedas dormir plácidamente.

Esta es una de las razones por las que el confinamiento ha afectado tanto el sueño de las personas. Al estar todo el día en casa, nos privamos de la luz solar y de esta manera se altera nuestro reloj biológico.

En resumen: toma un poco de sol durante el día y mantén tu habitación en completa oscuridad durante la noche si quieres dormir como un bebé.

Conéctate con la tierra

Así como en el primer punto te recomendé desconectarte del wi fi. En este punto te recomiendo que te conectes con la tierra.

Y es que cada vez más estudios han demostrado que mantener una conexión directa con la tierra ayuda a equilibrar nuestras energías y relajar el Sistema Nervioso de una manera muy efectiva, al restaurar un estado eléctrico natural.

Te preguntarás ¿Cómo puedo hacer eso?

La respuesta es más sencilla de lo que piensas: camina con los pies descalzos, si es posible sobre la tierra firme o sobre el pasto. También puedes abrazar un árbol.

El movimiento “earthing” o “grounding” se basa en estos descubrimientos recientes y promueve una mayor conexión con la tierra.

Inténtalo y comprobarás los increíbles beneficios.

Una dieta correcta

Para dormir bien, es importante alimentarse correctamente y esto implica reducir la ingesta de alimentos excitantes del sistema nervioso, como azúcares, cafeína y otros estimulantes.

Al mismo tiempo, debes incluir alimentos con alto contenido en minerales como el magnesio y el potasio

En un artículo anterior, te decía que los jugos verdes son una excelente opción, pues contienen estos dos minerales en altas cantidades.

Otra excelente opción es que incluyas en tu dieta el agua con magnesio de Phiten, que además de ser una importante fuente de este mineral, también te ayudará a mantener una buena hidratación, aspecto que es fundamental para tener un buen descanso.

El poder del pensamiento positivo

De nada sirve que apliques los consejos que te compartí anteriormente si no van acompañados de pensamientos positivos.

Tal vez te preguntes: ¿cómo puedo pensar de manera positiva cuando todo a mi alrededor parece ser negativo?

La realidad es que todo lo que pasa a tu alrededor no es ni positivo ni negativo, es neutro. 

Eres tú quien interpreta los acontecimientos de una forma positiva o negativa.

De alguna manera, todo lo que pasa tiene un lado positivo, pues te permite extraer un aprendizaje y al final de cuentas, venimos al mundo a aprender ¿no es así?

Son las situaciones más duras y retadoras las que te ofrecen las mayores oportunidades para aprender y desarrollarte.

Así que intenta ver siempre el lado positivo de las situaciones y de las personas.

Verás que haciendo esto y combinándolo con los consejos que te dí anteriormente, mejorarás radicalmente la calidad de tu sueño...y de tu vida.