5 errores frecuentes después de hacer ejercicio

5 errores frecuentes después de hacer ejercicio

Has estado esperando este momento del día, calientas tus músculos, tienes claro el objetivo y te motivas para lograrlo. Repasas una vez más los ejercicios que tienes que hacer y comienzas despacio. Poco a poco vas acelerando el ritmo hasta que, orgulloso, te detienes por haber terminado tu rutina. Sientes cómo tus músculos trabajaron y estás satisfecho.

¡Cuidado!, aún no ha terminado el trabajo.

 ¿Sabías que existen acciones postentrenamiento que podrían afectarte más de lo que crees? Después de toda rutina de ejercicios es importante que el cuerpo se recupere de una manera adecuada, por eso te compartimos estas 5 cosas que no debes evitar después de ejercitarte.   

1)    Parar inmediatamente. Este es uno de los errores más comunes y probablemente casi todos lo hemos cometido. La razón es que después de tanto esfuerzo, la mayoría de las personas queremos descansar. Sin embargo, parar repentinamente puede causar mareos o descompensaciones, ya que el sistema circulatorio, en especial el corazón, necesita tiempo para recobrar su ritmo normal. Se recomienda hacer una actividad ligera o trote suave para darle tiempo a tu cuerpo de recuperarse y mantener la sangre en movimiento. Es imprescindible como mecanismo de reabastecimiento de combustible del cuerpo.

2)    No estirar: Estirar ayuda relajar los músculos después de mucho trabajo intenso. De esta forma evitarás posibles lesiones o calambres musculares. Te recomendamos una rutina suave de estiramientos después del “enfriamiento” o actividad ligera como las recomendadas en el punto anterior.

3)    Ducharte de inmediato: No hay nada más refrescante que una ducha después del ejercicio. Pero no es recomendable hacerlo de inmediato porque tu temperatura corporal está elevada y ponerte bajo la regadera puede provocar mala circulación e incluso un fuerte resfriado. Antes de que te metas corriendo al baño espera unos minutos a que la temperatura de tu cuerpo disminuya.

4)    No comer después de entrenar. Te recomendamos no esperar más de 30 minutos sin consumir proteínas, carbohidratos o líquidos. Durante este lapso tu cuerpo ya habrá generado cortisol que detona la acumulación de grasa y atrofia muscular. Prueba con un sándwich de pan integral y pavo, un puñadito de almendras, fruta o yogurt. Evita ingerir alimentos de difícil digestión, como pan blanco, chocolate o carnes rojas.

5)    No dormir bien Si duermes poco después de haber entrenado, tu cuerpo no podrá recuperarse al cien por ciento del desgaste físico y tus músculos no podrán reestablecerse por completo. Lo recomendable es dormir de 7 a 8 horas para prevenir agotamiento y lesiones futuras.

 

Recuerda que con Phiten puedes equiparte con todo lo necesario para hacer ejercicio: shorts, licras, pants, leggins, playera, geles especializados para preparar tus músculos antes de iniciar, geles que te ayudan a relajar los músculos después de entrenar, parches o cintas kinésicas, que te ayudan a prevenir y tratar lesiones y nuestros accesorios con titanio que pueden ayudarte a elevar tu rendimiento mientras das lo mejor de ti.