¿Sabes qué tienen en común algunas de las derrotas militares más estrepitosas de la historia?

Te doy una pista: no siempre fueron producidas por el poderío de los rivales.

¿Te rindes?

El punto en común es que esos ejércitos estaban combatiendo con soldados debilitados, ya sea por el hambre, el frío o el cansancio.

Moraleja: para ganar una batalla, primero debes fortalecer a tu ejército.

Te cuento esto no porque sea un fanático de la historia militar, ni mucho menos porque esté planeando invadir algún país. Te lo cuento porque actualmente estamos enfrentando una batalla.

Y esta batalla no es contra el ejército de otro país, sino contra un enemigo invisible aún más peligroso: el virus SARS COV 2, que desde hace algunos meses tiene a prácticamente todo el mundo sumido en el confinamiento.

Así como este virus existen muchos más. Tu cuerpo constantemente está enfrentándose a diversos enemigos, aunque no te des cuenta de ello.

El valiente ejército que se juega la vida en el campo de batalla es tu Sistema Inmune, cuyos soldados están preparados para este tipo de desafíos.

Pero, como la historia nos enseña, para que estos soldados tengan éxito, deben estar bien fortalecidos.

En este artículo te compartiré 5 formas en las que puedes fortalecer a ese ejército que llevas dentro.

Los 5 pasos para una estrategia efectiva

Debido a la contingencia sanitaria que estamos viviendo, actualmente circula mucha información sobre cómo mejorar el funcionamiento de nuestro sistema inmune. Hay tanta información que la tarea de clasificar y seleccionar los datos más útiles, puede resultar abrumadora.

Por ello, te presentaré de forma sencilla y práctica las medidas más importantes a tomar en cuenta:

Dieta

Una buena alimentación es la base.

Sé lo que estás pensando: es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica.

Pero no es tan difícil como crees. Para lograrlo hay que comenzar con pequeños pasos.

Existen muchas opiniones encontradas en lo que se refiere a una buena alimentación. 

Y por otro lado, abundan los alimentos con baja calidad nutricional que se disfrazan de alimentos saludables y muchas veces logran engañarte.

Te sugiero que tomes en cuenta dos factores para comenzar a mejorar tu alimentación y fortalecer tus defensas:

  • -Reduce la ingesta de azúcar.
  • -Reduce alimentos "agresores" como trigo, arroz y maíz. (se les llama agresores porque se ha demostrado que son los que más intolerancias producen en las personas)

En diversos estudios se ha demostrado que estos dos factores influyen directamente en las funciones del sistema inmunológico.

Sueño

Pedro Calderón de la Barca escribió "La vida es sueño"  y también podemos invertir la oración y afirmar que "El sueño es vida".

Dormir bien es fundamental para tener un sistema inmune sano.

Si experimentas alguna dificultad para dormir bien, te sugiero que pruebes lo siguiente: 

  • -Incluye en tu dieta alimentos altos en magnesio y potasio. Los jugos verdes matan los dos pájaros de un tiro.
  • -Aleja de ti como si del diablo se tratara todo aquello que emita ondas electromagnéticas, como celulares, módems, computadoras, relojes inteligentes, etc. Está más que comprobado que estas señales afectan la calidad de sueño.

Hidratación

El agua ayuda a transportar oxígeno a las células de tu cuerpo, lo que da como resultado que tus sistemas funcionen correctamente. También ayuda a eliminar las toxinas, por lo que beber más agua puede ayudar a evitar que las toxinas se acumulen y tengan un impacto negativo en tu sistema inmunológico.

¿Quieres saber cuánta agua necesitas tomar al día?

Aplica esta sencilla fórmula: Divide tu peso (kg.) entre 7. El resultado es el número de vasos (250 ml) que debes de tomar al día.

Un tip para mantener una buena hidratación es tomar uno o dos vasos diarios de agua con media cucharada de sal y un poco de limón. Esta bebida tiene un alto poder hidratante y sin duda te será de gran ayuda.

Luz Solar

En el año 2016, un grupo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown en Estados Unidos, descubrieron que la luz del sol, a través de un mecanismo diferente al que permite la producción de vitamina D, le aporta energía a las células T, que son clave para la inmunidad humana. 

No es casualidad que algunos países hayan hecho algunos ajustes a sus estrategias para enfrentar la pandemia por COVID 19 recomendando a las personas salir a dar paseos al aire libre con las debidas precauciones.

Haz lo posible por exponerte algunos minutos a los rayos del sol todos los días. De preferencia en las primeras horas de la mañana. Esto también ayudará a que tengas una mejor calidad de sueño.

Ejercicio

Por último, pero no por eso menos importante, está el ejercicio.

Cada vez hay más pruebas de que el ejercicio ayuda a mejorar la función del sistema inmune.

Y para aprovechar los innumerables beneficios del ejercicio no es necesario que te conviertas en un atleta de alto rendimiento ni que te tortures con rutinas excesivamente demandantes. Aquí no aplica el "No pain, no gain" (Sin dolor no hay ganancia).

Basta con que incluyas unos cuantos minutos al día alguna actividad que te ponga en movimiento y te haga sudar un poco.

Cada uno de estos factores tendrá un impacto positivo en tu salud y ayudará a preparar a tu sistema inmune para los retos cada vez mayores a los que nos enfrentamos como humanidad.

Y no olvides que los productos con la tecnología de Phiten serán tus mejores aliados en el camino hacia un sistema inmunológico fuerte y una salud perfecta.