¿Te ha pasado que comienzas a hacer ejercicio y de repente sientes una molestia en tu rodilla que te impide continuar?

A mí me ha pasado. Incluso he tenido que abandonar varias carreras por esta situación.

Es frustrante que una lesión en la rodilla te impida seguir adelante y cumplir con tus propósitos. Y lamentablemente, ésta situación le sucede a un gran porcentaje de personas.

¿Por qué son tan frecuentes las lesiones de rodilla?
Factores como la obesidad, el sobrepeso, la falta de una cultura de prevención y los malos hábitos alimenticios generan las condiciones ideales para que se produzcan las lesiones en ésta importante y compleja articulación.
Un error que con frecuencia cometen las personas con sobrepeso y que genera muchas lesiones de rodillas es realizar ejercicios de alto impacto.

Aquí una importante recomendación:
Cuando tengas sobrepeso, no hagas ejercicios de alto impacto, como correr o hacer crossfit, ya que esto dañará tus rodillas de forma casi segura. Lo mejor es comenzar con ejercicios de bajo impacto, como caminar, hacer bicicleta fija o natación. Una vez que hayas bajados esos kilito de más podrás incluir ejercicios de mayor impacto a tus rutinas.

Los estiramientos antes y después del ejercicio son muy importantes, así como elegir el calzado adecuado para la disciplina que practiques.

El método POLICE para el cuidado de lesiones

Si tienes una lesión de rodilla y quieres conocer la forma más adecuada para cuidarte, te compartimos el siguiente método que sin duda hará una gran diferencia en tu recuperación. Se trata del método POLICE por sus siglas en inglés: (protection, optimal loading, ice, compression, elevation)

Te lo explico punto por punto

Protección: este punto se refiere a proteger a tus rodillas de daños mayores y para hacerlo te recomendamos el uso de una rodillera que limite los movimientos excesivos de tu rodilla. Una excelente opción para lesiones agudas es la Rodillera Ajustable para Lesiones con Titanio y Paladio. Utiliza ésta rodillera diariamente, sobre todo si vas a realizar alguna actividad que implique riesgo.

Carga óptima: para una adecuada recuperación, es importante que vayas incrementando de forma progresiva la carga en tu rodilla. Es decir, comenzar con actividades muy suaves que no impliquen impacto en tus articulaciones e ir aumentando gradualmente la carga.

Hielo: El hielo o las compresas frías son excelentes para reducir la inflamación y los moretones. Para obtener mejores resultados, te recomiendo utilizar la Bolsa Térmica Metax Gel de Phiten, que puedes enfriar en el congelador y beneficiarte con la tecnología japonesa que contiene.

Compresión: Aquí se trata de comprimir la zona de lesión para reducir la inflamación y contener la lesión. Para lograrlo, puedes utilizar la Venda Elástica con Titanio, de Phiten.

Elevación: Evita el consumo de estimulantes 6 horas antes de ir a la cama.

Elevación: Si eres amante del café o tomas alguna bebida energizante, procura hacerlo en las primeras horas de día o por lo menos 6 horas antes de acostarte. En su lugar, te recomiendo que, por las noches te tomes un Shot Multivitamínico AQUA REST, de Phiten. Este producto contiene ingredientes relajantes del sistema nervioso que te ayudarán a conciliar el sueño más rápidamente.

Elevación: Por último, se recomienda elevar la rodilla por encima del nivel del corazón y mantenerla firme. La Almohada Terapéutica para Pies te será de gran ayuda

Estoy seguro que siguiendo este protocolo te recuperarás más rápido de tu lesión. Si tienes alguna duda y deseas que te brindemos más asesoría, no dudes en contactarnos.