Es como caminar sobre las brasas.

Esa sensación de ardor y dolor que te acompaña a cada paso que das.

No siempre es igual de intenso, pero hay ocasiones en las que se vuelve casi insoportable.

¿Será porque pasas demasiado tiempo de pie?

¿Será una consecuencia de la mala circulación sanguínea?

¿Es porque no haces suficiente ejercicio?

Es probable que el dolor que experimentas en tus pies pueda estar relacionado con los puntos anteriores, pero no es sólo eso.

En este artículo te compartiré algunos consejos para acabar de una vez por todas con esa molesta sensación de ardor en tus pies e infundirles una nueva vida con la tecnología japonesa de Phiten.

Tu segundo corazón

No entendía por qué los japoneses decían eso.

Cuando hablaban de los pies se referían a ellos como el segundo corazón.

Me imaginaba que habían descubierto que los humanos éramos algo así como los pulpos, que tienen tres corazones.

via GIPHY

Pero no era así. 

Le llaman el segundo corazón porque tus pies son los encargados de retornar la sangre al resto de tu cuerpo. 

El corazón bombea la sangre hacia todo el cuerpo, pero de alguna manera debe retornar y ahí es donde los pies entran en la ecuación.

Unos pies sanos retornan la sangre de manera efectiva y el organismo se mantiene oxigenado y nutrido.

Por eso es tan importante la salud de tus pies.

Claro, y porque son los que soportan el peso de tu cuerpo durante la mayor parte del día.

Lo bueno de todo esto es que este segundo corazón no se rompe con una decepción amorosa. Al menos eso espero...

Desentrañando el misterio del ardor en tus pies

No es que tus pies se estén quemando, aunque pareciera que así es.

En realidad puede ser una consecuencia del exceso de glucosa.

Te explico:

La glucosa es el combustible de tu cuerpo.

Cuando se encuentra en cantidades normales no pasa nada. El problema es cuando hay un exceso.

El excedente de glucosa en tu organismo se fermenta y se convierte en ácido láctico.

Sí, el mismo ácido láctico que se genera cuando haces ejercicio y que te genera dolor y agotamiento.

Pues bien, gracias a la fuerza de gravedad, el ácido láctico baja hasta tus pies, produciendo dolor y esa desagradable sensación de ardor.

A fin de cuentas el ácido quema, no?

De ahí viene esa sensación 

Tres medidas efectivas

Hay tres cosas que puedes comenzar a hacer para devolverle la salud a tus pies y de paso, mejorar tu salud en general.

Estas tres medidas no son un secreto. De hecho te he hablado de sus beneficios en anteriores artículos, pero no podía dejar de mencionarlas debido a su importancia y al impacto que pueden tener en tu salud.

La primera de ellas es tomar agua. No refrescos. No jugos. No café. Agua

El agua ayudará a que deseches ese ácido láctico a través de la orina. Y también mantendrá bien hidratadas a las células de tus pies, que a final de cuentas son las que soportan el peso de tu cuerpo.

Recuerda que para saber cuánta agua necesitas tomar, sólo debes dividir tu peso entre 7. El resultado es el número de vasos de 250 ml que debes tomar al día.

Por otro lado, beber suficiente agua también ayudará a mejorar tu circulación sanguínea.

La segunda medida es mejorar tu alimentación.

Como te comentaba hace unos momentos, una de las causas del dolor y el ardor de tus pies es la acumulación de ácido láctico producida por el exceso de glucosa.

Así que lo que te voy a pedir, es que reduzcas el consumo de glucosa, azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa, dextrosa, sólidos de glucosa o cualquiera de los nombres con los que disfrazan al azúcar en las etiquetas de los “alimentos”.

No tienes que volverte un experto en etiquetas y analizarlas con lupa cada vez que te dispongas a comer algo. 

Se trata simplemente de comer con conciencia. 

Sabemos que los alimentos ultraprocesados son los que contienen mayores cantidades de glucosa: refrescos, galletas, panes, harinas, comida rápida, yogures comerciales, etc.

La tercera medida consiste en incluir el magnesio en tu dieta.

El magnesio es un mineral importantísimo, ya que participa en cientos de procesos de tu organismo.

Uno de estos procesos es la neutralización del ácido láctico.

Así que es momento de incrementar la cantidad de magnesio que consumes. 

Una forma de hacerlo es consumiendo más vegetales de hoja verde, como las acelgas, el brócoli, las espinacas, el kale, etc.

Otra forma es tomando algún suplemento de magnesio. 

El Agua con Magnesio Phiten es una excelente opción, pues además de contar con este importante mineral contiene la tecnología japonesa de Phiten, que facilitará su absorción en el organismo.

Toma 1 o 2 botellas de 500 ml al día.

Phiten al rescate de tus pies

Ha llegado el momento de contarte cómo darle la estocada final al dolor de pies.

Desde hace varios años, los investigadores de Phiten en Japón, han desarrollado una serie de innovadores y efectivos productos para el cuidado de tus pies.

Uno de los más impresionantes es la máquina de masaje Toe Care.

Este aparato brinda un nuevo tipo de masaje que toma en cuenta una parte de tus pies muy importante, pero que había sido olvidada en los masaje tradicionales: la zona entre tus dedos.

Gracias a este tipo de masaje, los músculos de tus pies se relajan de una manera más efectiva y la fatiga disminuye de manera asombrosa.

Los principales beneficios del masajeador Toe Care son:

  • Mejora la circulación sanguínea
  • Disminuye la fatiga
  • Refresca los músculos 
  • Alivia la rigidez
  • Disminuye dolor y neuralgia

También cuenta con seis tipos de rodillos que estimulan la planta de los pies para una recuperación más rápida.

Sus materiales están impregnados con las tecnologías patentadas AQUATITAN y AQUA PALLADIUM, que consisten en millones de nanopartículas de titanio y paladio que tienen la capacidad de transformar el estrés de tus pies en relajación.

Con el Toe Care de Phiten convertirás tu hogar en un verdadero Spa para el cuidado de tus pies.

Y si lo combinas con las tres medidas que te acabo de compartir, tienes el éxito asegurado.