Los contagios han disminuido, es verdad.

Parece que al fin el virus del SARS -COV2  nos ha dado una tregua.

Pero hay algo que sigue latente y con lo cual debemos aprender a convivir: la incertidumbre.

En algunos países el número de contagios está en su punto más alto desde que comenzó la pandemia, por lo que no sabemos si esto que estamos viviendo es sólo una tregua temporal o la luz al final del túnel de la pesadilla del COVID-19.

Lo cierto es que la pandemia ha dejado una serie de estragos que no sólo tienen que ver con el fallecimiento de seres queridos y las secuelas físicas de quienes padecieron la enfermedad, sino que también ha tenido consecuencias graves en la salud emocional y psicológicas de las personas.

Según un estudio realizado en España, el 57% de las personas sanas han desarrollado síntomas de ansiedad y el 45% síntomas depresivos.

Esta pandemia ha venido a transformar nuestras vidas en todos los aspectos y es necesario que podamos adaptarnos a la nueva realidad lo más pronto posible para evitar daños mayores.

Como ya te he comentado en artículos anteriores, estoy convencido de que una de las principales enseñanzas que nos ha dejado la pandemia ha sido la conciencia sobre la importancia del cuidado de nuestra salud.

Está más que claro que asumir con responsabilidad el cuidado de nuestra propia salud no sólo nos beneficia a nosotros mismos, sino que también influye en las personas que nos rodean.

Si hay algo que podemos agradecerle al COVID-19 es que puso de manifiesto el valor de nuestra salud y la importancia del hábito de autocuidado.

El autocuidado no sólo se limita al cuerpo físico, sino que también tiene que ver con el aspecto emocional y psicológico. 

Mucho se ha hablado en los últimos meses de los cuidados de nuestro cuerpo físico, de las medidas de higiene, sana distancia, alimentación y descanso, pero hay otro aspecto del autocuidado que a menudo se pasa por alto: el cuidado emocional y psicológico.

En este artículo, te compartiré 5 recomendaciones de los expertos para recuperar y mantener tu salud psicológica y emocional en tiempos de pandemia.


Busca tiempo para tí.

Una de las consecuencias que ha tenido esta larguísima cuarentena es que el tiempo del que disponíamos para estar con nosotros mismos se ha reducido. Sobre todo para las personas que tienen niños en casa.

Las rutinas a las que estábamos acostumbrados se vieron súbitamente interrumpidas y de pronto nos encontramos con que teníamos muy poco espacio para estar solos, para salir con los amigos, para leer tranquilamente o meditar.

Aunque me encanta estar con mis seres queridos, me he dado cuenta que pasar tiempo solo juega un papel importante para mi salud mental. En esos momentos de soledad, puedo aclarar mis ideas, hacer un repaso de mis actitudes y comportamientos y recargarme de energía para enfrentarme a los desafíos diarios.

Ya sea que te guste leer, meditar, dar un paso con tu perro o simplemente tirarte a ver una película es muy importante que encuentres tiempo para estar contigo mismo.

Esto no sólo te beneficiará a ti, sino también a las personas que te rodean.



1. Elige opciones saludables

Es muy fácil estar en casa y caer en excesos que pueden perjudicar seriamente nuestra salud a largo plazo, como comer en exceso, dormir poco o mucho o no hacer ninguna actividad física.

A menudo asociamos equivocadamente estos malos hábitos con una manera de consentirnos, como un premio que nos damos a nosotros mismos, pero en realidad es todo lo contrario.

Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente es la mejor manera de consentirte. Haciéndolo de manera regular te sentirás bien y te estarás haciendo el mejor regalo.

Darte un masaje, un baño relajante o escuchar música pueden ser otras opciones para consentirte saludablemente.



2. Sé realista

La situación que estamos experimentando como sociedad no tiene precedentes. Al menos no para nuestra generación.

Adaptarse a esta nueva realidad ha provocado mucho estrés y ansiedad en las personas que están acostumbradas a exigirse mucho a sí mismas.

¿Te pasa que sientes frustración al no poder cumplir con los estándares a los que estabas acostumbrado?

Tal vez no estés siendo tan productivo como antes, o no puedas trabajar en los horarios a los que estabas habituado porque tienes otras responsabilidades que atender como estar al tanto de los niños, preparar los alimentos o realizar tareas imprevistas en casa.

Pero no dejes que esto afecte tu paz interior. Reconoce que estás haciendo lo mejor que puedes ante una situación inédita.

Sé realista en tus expectativas y concéntrate en dar lo mejor de tí en todo momento.



3. Establece límites

No sólo estamos padeciendo una pandemia que ha transformado nuestras vidas, sino que también estamos siendo testigos de cambios tecnológicos, económicos y sociales sin precedentes.

Obviamente, esto genera estrés en las personas. Pareciera que el mundo avanza más rápido de lo que podemos asimilar.

Pero no pierdas la calma.

No dejes que la información que abunda actualmente te sature. Avanza sin prisa, pero sin pausa.

Es verdad que en estos tiempos uno no puede darse el lujo de dejar de aprender y actualizarse. Pero esto no tiene por qué convertirse en una frenética carrera de locos por llevar la delantera.

Pon límites a la cantidad de cosas que haces y a la información que consumes.

 El gran filósofo Friederich Nietzsche escribió: “Que quede dicho de una vez: hay cosas que no me interesa saber. La sabiduría impone límites incluso a la inteligencia”



4. Vuelve a conectar con las cosas que disfrutas

El último punto que quiero compartir contigo en esta ocasión consiste en recomendarte que hagas aquello que te apasiona.

Ya sea escribir, aprender a tocar un instrumento musical o salir a correr, hacer lo que más disfrutas es una manera efectiva de recargarte de energía y disminuir los niveles de estrés y ansiedad.

Tómate las cosas con calma, aunque la situación a tu alrededor se vea complicada.

A final de cuentas, la realidad no es buena ni mala. Es un proceso necesario para tu aprendizaje y desarrollo.

Así que disfruta el camino haciendo las cosas que más amas.

No es necesario que implementes estas recomendaciones de un sólo jalón. Ve poco a poco.

Convierte el autocuidado en un hábito para toda la vida. 

Estar bien es un logro que se conquista todos los días, y en Phiten estamos comprometidos con ayudarte a conseguirlo.