Sí, es molesto sentir ese dolor.

Hacer cada movimiento con extremo cuidado por temor a lastimarte.

Y evitar aquellas actividades que representan algún riesgo.

El dolor de rodillas es una de las razones más comunes por las que la gente abandona el ejercicio, deja de disfrutar cierto tipo de actividades y se preocupa más.

Y también una de las lesiones en las que más gasta.

Y es que la rodilla es una articulación fascinante, pero también muy compleja.

Sus lesiones no son fáciles de tratar y en un alto porcentaje de casos la recuperación es tardada y no siempre exitosa.

Por ello es muy importante que te atiendas a tiempo apenas notes alguna molestia y protejas tus articulaciones antes de que aparezca una lesión.

En este artículo te compartiré algunos importantes consejos para cuidar tus rodillas y acelerar tu recuperación en caso de que ya cuentes con algún padecimiento.


Las causas más comunes del dolor de rodilla

No es un secreto que en México tenemos uno de los mayores índices de obesidad en el mundo y este problema no sólo es la causa de muchas enfermedades cardiovasculares en la población, sino que también afecta las articulaciones, que son las que le dan estructura y soporte al cuerpo.

Entre todas las articulaciones, las rodillas son unas de las más afectadas.

Una de las principales causas de las lesiones de rodillas es el desgaste de los cartílagos, también conocida como artrosis.

El desgaste de tus articulaciones es un proceso natural hasta cierto punto. Pero nunca debería ser causa de dolor e incapacidad.

El principal problema de la artrosis es que daña los cartílagos de tus rodillas y estos no se regeneran. Por esta razón es importante prevenir su desgaste lo antes posible.

La artrosis o desgaste de rodillas está relacionado a dos factores, principalmente: el envejecimiento y el sobrepeso.

Existen otras causas de dolor en rodilla que están más asociadas a la actividad física o a traumatismos, como la tendinitis rotuliana, la rotura de meniscos, tendinitis de fascia lata y tendinitis pata de ganso.

En este artículo nos enfocaremos en la artrosis, pues es la causa más común del dolor de rodilla.


Mitos en torno al desgaste de rodilla

Comúnmente se cree que el dolor en las rodillas es una consecuencia natural del envejecimiento. 

Es verdad que uno de los efectos del envejecimiento es el desgaste de las articulaciones, pero este no tiene por qué  ir acompañado de dolor. Es decir, no tiene que ser un desgaste patológico.

Así que no puedes culpar a tu edad del dolor de rodillas.Más bien habría que indagar en tus hábitos de alimentación y de actividad física para encontrar las verdaderas causas.

Otro mito que existe en torno a este padecimiento es que es consecuencia del ejercicio físico.

Esto es mentira: la actividad física moderada y bien ejecutada no solo no causa lesiones de rodilla, sino que es recomendable para mantener unas articulaciones saludables aún en la edad avanzada.

Existen infinidad de casos de personas que han realizado ejercicio toda su vida y tienen unas articulaciones en perfecto estado.

Por último hay quien cree que las lesiones de rodilla tienen un origen genético. 

Sí es posible que la genética influya un poco, pero no es determinante en el desarrollo de este tipo de lesiones.

Así que deja de prestarle atención a estos mitos y enfócate en aquello que en verdad puede hacer la diferencia en la salud de tus articulaciones.

Cómo cuidar tus rodillas con Phiten

La tecnología de Phiten ha demostrado ser muy eficaz como un complemento en los tratamientos para las lesiones de rodilla.

No sólo porque los metales impregnados en sus productos pueden ayudarte a disminuir el dolor y a relajar tus músculos y articulaciones, sino porque favorecen tu recuperación y ayudan a prevenir su desgaste.

Por ejemplo, la línea de soportes Phiten contiene las tecnologías AQUATITAN y AQUA PALLADIUM que emplean el titanio y el paladio, respectivamente.

El titanio tiene la función de relajar tus músculos, tendones y ligamentos, disminuyendo el dolor y mejorando el rendimiento físico.

Por otra parte, el paladio es un metal antioxidante que favorece la desinflamación, una mejor circulación sanguínea y la regeneración celular. 

Si actualmente tienes alguna molestia o lesión en tus rodillas te recomiendo ampliamente que utilices una rodillera Phiten para llevar tu recuperación a otro nivel.

Los soportes Phiten están clasificados por el grado de firmeza que ofrecen.

Si tienes una lesión en la rodilla y necesitas un alto grado de estabilidad te recomiendo la Rodillera de lesión con titanio y paladio.

La Rodillera de recuperación con titanio y paladio es ideal para cuando buscas una protección cómoda y efectiva para tus actividades diarias.

Y si aún no tienes una lesión pero quieres cuidar tus rodillas, mejorar tu rendimiento y prevenir lesiones futuras, la Rodillera de prevención con titanio y paladio será tu mejor opción.

Siempre es recomendable combinar estos soportes con alguna crema o gel que penetren tu piel y contribuyan a tu recuperación desde adentro. 

La Crema Metax, que combina oro, paladio, magnesio y silicio es la crema de recuperación más avanzada que ha desarrollado Phiten hasta el momento, y será el complemento ideal para tu rodillera.

Estos productos ayudarán a disminuir tu dolor de rodilla y contribuirán a una recuperación rápida y efectiva. 

4 ejercicios para mejorar el dolor de rodilla

Una de las características de los soportes Phiten es que están diseñados para que sigas moviendo tus articulaciones de una manera controlada.

Y es que el movimiento es fundamental en la recuperación de cualquier lesión.

Por ello, te comparto 4 ejercicios que puedes realizar en tu casa o en tu oficina para mejorar la artrosis de rodilla y disminuir el dolor.

Te recomiendo hacer 8 repeticiones de cada ejercicio.


Ejercicio 1

  1. 1.-Coloca una silla con el respaldo hacia tí.
  2. 2.-Apoya tus dos manos sobre el respaldo de la silla y mantén tu torso a una distancia de aproximadamente 20 cm. con respecto a la silla.
  3. 3.-Abre tus piernas, colocando tus pies a la altura de los hombros (si es posible abrir un poco más, mejor)
  4. 4.-Gira tus pies un poco hacia afuera (como si tus dedos quisieran tocar las paredes a sus lados)
  5. 5.-Baja y sube lentamente la cadera, flexionando las rodillas.
Ejercicio 2
  1. 1.-Mantén las dos manos apoyadas en el respaldo de la silla.

  2. 2.-Coloca una pierna hacia adelante y la otra hacia atrás.

  3. 3.-Baja y sube lentamente la cadera, flexionando tus rodillas.

Ejercicio 3

  1. 1.-Colócate de lado con respecto al respaldo de la silla

  2. 2.-Sostén el respaldo de la silla con la mano derecha.

  3. 3.-Abre y cierra la pierna tu pierna izquierda estirada manteniendo el abdomen firme.

  4. 4.-Cambia de lado y repite el proceso.

Ejercicio 4

  1. 1.-En la misma posición que el ejercicio anterior coloca las dos piernas juntas y sostén el respaldo de la silla con tu mano derecha.

  2. 2.-Flexiona la rodilla izquierda hacia arriba, cómo si quisieras llevarla hacia tu pecho.

  3. 3.-Después estira la pierna hacia el frente y vuelve a llevarla a su posición original.

  4. 4.-Cambia de lado y repite el mismo proceso.


Realiza esta rutina todos los días. Verás que el movimiento controlado y la tecnología de Phiten serán tus mejores aliados en el cuidado de tus rodillas.