CÓMO HACER UN HOME OFFICE EFECTIVO Y SALUDABLE

Para que trabajar en casa no se convierta en una pesadilla. 

Eso del home office no es tan sencillo como te lo habían platicado, verdad?


No es levantarse a las 10 de la mañana y pararse frente a la ventana mientras tomas un café mirando el horizonte y acaricias a tu gato con las pantuflas. Trabajar desde casa implica lidiar con un montón de factores que tal vez sean nuevos para tí y que requieren un proceso de adaptación y algo de fuerza de voluntad. Sobre todo si quieres mantener la productividad que tenías en la oficina sin afectar tu salud física y mental.

En éste artículo, te compartiré algunos consejos para que puedas lidiar con algunos de los factores más importantes a la hora de hacer home office.


Tu nueva oficina en casa

El primer factor a considerar es el espacio.

Encontrar el espacio adecuado es tu primer tarea y a veces una de las más desafiantes. Te propongo que pienses en un espacio donde puedas trabajar….Ya? Ahora explica las razones por las cuales elegiste ese espacio y dime por qué fué el comedor...jaja

Sí, yo también comencé a trabajar en mi comedor, aunque no resultó ser una muy buena idea. Aunque si no tienes otra opción, te sugiero que te olvides de que tienes comedor y lo adoptes como tu nueva oficina. 

Tener un espacio de trabajo EXCLUSIVO te será de gran ayuda para mantener tu productividad y para tomártelo en serio….y también para evitar asociaciones indeseables que te lleven a estar comiendo todo el tiempo.

Aquí, algunos puntos a considerar para encontrar el espacio adecuado:

    • - Asegurate de que tenga una buena conexión wifi
    • - Busca un lugar con buena iluminación
    • - Cuida que esté presentable para las videollamadas
    • - Permite que haya una buena circulación de aire

No son vacaciones...

Ya que hayas definido y preparado tu espacio de trabajo, es importante que mantengas rutinas que se asemejen a las que tenías en la oficina. Por ejemplo, fijar un horario.

Levantarse tarde y andar en pijamas todo el día puede resultar atractivo en un principio, pero no ayuda en nada a tu productividad.

Así que levántate temprano, haz algo de ejercicio, date un buen baño y alístate para el trabajo.

Una de las principales dificultades de hacer home office es la constante tentación de realizar otras actividades en casa, como poner la lavadora, lavar los trastes, ver el más reciente capítulo de tu serie favorita en Netflix o bañar a tu perro.

Respeta tus horarios de trabajo: cuando estabas en la oficina no podías hacer todas esas cosas y aún así te las arreglabas...claro que puedes permitirte una que otra excepción pero, en general, trata de mantener la misma rutina de antes.

Un home office saludable

Ha llegado el momento de hablar acerca de lo más importante: tu salud.

Al adaptar tu casa para hacer home office debes procurar crear un entorno saludable. Para ello, considera lo siguiente:

Cuida tu postura: Lo primero es conseguir una silla confortable que te permita colocar tus glúteos pegados al respaldo y mantener tu espalda recargada la mayor parte del tiempo.

Presta especial atención a tu zona lumbar y asegúrate de que la silla que uses te brinde un buen soporte. También puedes utilizar el Cojín Lumbar para Auto con Titanio, que te proporciona un excelente soporte lumbar y relaja tus músculos de la espalda.

Tus piernas y tus brazos deberán estar colocados en un ángulo de 90° y la pantalla del monitor deberá de estar por lo menos a 40 cm de distancia de tus ojos de tal manera que la veas de frente o ligeramente hacia abajo.

En la siguiente imagen te muestro la posición correcta que debes adoptar:

Cuida tu alimentación: Mantén tus horarios de comida. Trabajar en casa no significa que puedas comer todo el tiempo, ni tampoco que te saltes las comidas porque perdiste la noción del tiempo.


Aquí es donde te puede ayudar colocar tu espacio de trabajo lejos de la cocina, pues las tentaciones no estarán tan a la mano.

También es importante que tomes agua constantemente para mantener tu cuerpo bien hidratado. 

Combate el sedentarismo: Procura hacer breaks cada cierto tiempo para respirar, hacer algunos estiramientos o caminar un poco. 

Para lograrlo puedes utilizar el método que compartí contigo en un artículo anterior: el 20-20-20. Es decir: cada 20 minutos toma 20 ml de agua y da 20 pasos. Este sencillo método te ayudará a combatir el sedentarismo y hacer un home office más saludable. (No es necesario que sean exactamente 20 ml de agua. Un trago estará bien)


Todo tiene un final

Un último consejo: respeta la hora que hayas fijado para terminar de trabajar. También necesitas tiempo para recuperarte, relajarte un poco y disfrutar con la familia.

Establecer límites te ayudará a aprovechar mejor tu tiempo y disminuir el estrés que en mayor o menor medida es inherente a todo trabajo, incluso el que se hace desde casa.