¿Te ha pasado que últimamente no sabes qué hora es o en qué día de la semana te encuentras? ¿Te han dado las 2 o 3 de la mañana trabajando o realizando labores en tu hogar? ¿Has roto con algunos hábitos de ejercicio o alimentación? ¿Sientes que has perdido el control de tu vida en muchos aspectos?

No eres la única persona a la que le sucede ésto. Hasta cierto punto, es normal experimentar estos trastornos ante los cambios que estamos viviendo. Sin embargo, es importante que tomes las medidas adecuadas para adaptarte lo más rápido posible al cambio y sobre todo que tu salud no se vea afectada.

Han pasado ya casi tres meses desde que comenzó la emergencia sanitaria a causa del virus COVID 19 y nuestras vidas ha sufrido cambios radicales.

El trabajo desde casa u “home office” fue una medida que tomaron muchas empresas para no interrumpir sus actividades; y si bien ésta medida ha logrado que muchas empresas sigan operando, también ha implicado una alteración dramática en el estilo de vida de los trabajadores.

Antes de la pandemia, la rutina de muchos de nosotros estaba marcada por pautas muy definidas, relacionadas con el traslado a nuestro centro de trabajo o el llevar a los niños a la escuela. Pero desde que esas actividades se suspendieron, muchas personas quedaron a la deriva, con la responsabilidad de organizar sus propios horarios sin perder su productividad y su eficiencia.

En éste sentido no a todos no ha afectado igual la cuarentena: algunas personas se adaptaron rápido al cambio, pero otras aún están experimentando los efectos de este radical cambio en el estilo de vida, que no sólo incide en la productividad laboral sino también en nuestra salud.

Una de las consecuencias más notorias para la salud de ésta alteración en los patrones de actividad ha sido el incremento de los casos de insomnio y migraña.

Las causas son evidentes: el estrés ocasionado por la incertidumbre de la situación que vivimos actualmente, el cambio en las patrones de actividad, el trasladar nuestra oficina a nuestro hogar con todas las ventajas y dificultades que esto conlleva han sido algunas de las principales causas.

A continuación, te compartiré algunas medidas que puedes tomar para tratar el insomnio y la migraña durante ésta cuarentena:

Evita el consumo de estimulantes 6 horas antes de ir a la cama.
Si eres amante del café o tomas alguna bebida energizante, procura hacerlo en las primeras horas de día o por lo menos 6 horas antes de acostarte. En su lugar, te recomiendo que, por las noches te tomes un Shot Multivitamínico AQUA REST, de Phiten. Este producto contiene ingredientes relajantes del sistema nervioso que te ayudarán a conciliar el sueño más rápidamente.

Usa ropa cómoda y agradable
A veces, la solución está en los pequeños detalles. La comodidad es muy importante para obtener los beneficios de un buen descanso. Un pantalón que te ajusta demasiado o una pijama que te irrita la piel por su textura pueden ser la causa de tu imposibilidad para dormir o aprovechar el sueño de la mejora manera.

Procura dormir con ropa de materiales suaves y que te ajusten perfectamente. Esto aplica también para la ropa de cama: es increíble lo que una manta suave o una sábana pueden hacer por nuestra calidad de sueño, y si lo dudas, te recomiendo que pruebes la Frazada Hawaii Ultra Suave con Oro o el Futón Relajante con Oro, de Phiten. ¡Esperarás todo el día a que llegue la hora de dormir!

Crea el entorno adecuado

Aleja de tí celulares, tablets, computadoras y todo aquello que pueda ser un distractor y que se interponga entre tu sueño y tú. También cierra tus cortinas y asegúrate de que no haya luces encendidas

Haz ejercicio por la mañana

Muchas veces, hacer ejercicio por la noche, sobre todo si es de alto impacto, puede acelerar tu metabolismo y generar tanta energía que te impida conciliar el sueño. Por ello, te recomiendo que acostumbres hacer ejercicio por las mañanas. Esto hará que inicies tu día con mucha energía y por otra parte, si haces ejercicio al aire libre, tomarás un baño de sol que también beneficiará tu calidad de sueño por las noches.

Date un baño caliente antes de acostarte

Un baño caliente 20 minutos antes de acostarte puede hacer milagros para ayudarte a dormir, pues relajará tu cuerpo y lo preparará para un buen descanso.

Limita la exposición a pantallas electrónicas

Hacer home office no significa ampliar nuestra jornada laboral a las 24 horas del día. Así como te sugiero que mantengas tus horarios de sueño, también te recomiendo que respetes tu horario laboral y establezcas límites. También es importante que limites el uso de tu smartphone, pues la constante exposición a las pantallas electrónicas puede impedir que concilies el sueño.

Estas medidas contribuirán a mejorar tu calidad de sueño y a reducir la aparición de migrañas. Para éste último caso, también puedes colocar un paño frío sobre la cabeza o La Bolsa Térmica Metax de Phiten

Y recuerda: si el dolor es demasiado intenso, experimentas problemas de habla, visión, pérdida de equilibrio o palpitaciones fuertes y constantes, acude a tu médico lo antes posible.

Un firme compromiso con tu salud es lo más importante en éstos tiempos de contingencia.